Viajes

¡Mi cumpleaños en Colombia!

♥ Hola aventureros, y bienvenidos a otro episodio a la Maasberg.

Esta aventura que quiero compartirles, es una tradición que espero poder cumplir el resto de mi vida: festejar mi cumpleaños viajando.

¡Oh Colombia! Fuiste mucho mejor de lo que imaginé, estoy enamorada de ese país. Junto con mi mejor amiga, planeamos este viaje para conocer las principales ciudades de este país sudamericano – y por supuesto – festejar mi cumpleaños #29 explorando cada rincón posible, conociendo su cultura a través de la comida y platicando con su gente hermosa a lo largo de nuestro camino viajero.

A pesar de que oficialmente solo se cumple años 1 día en específico al año, este festejo viajero se vivió a lo largo de todo el camino por sus ciudadades. El viaje tuvo muchas sorpresas desde que partimos de México, con notificaciones poco agradables de nuestra aerolínea, mi pérdida en un centro comercial (hahaha I’m sorry my friend) y un momento incómodo en el metro de Medellín; pero al mismo tiempo, superado por innumerables momentos de alegría, gente hermosa, comida deliciosa, baile y rumba que jamás olvidaré.

Desde el minuto 1 en el avión, mi amiga y yo comenzamos a platicar de nuestros planes llegando a Bogotá y, sentada a lado nuestro, conocimos a una chica colombiana con quien rápidamente hicimos amistad y nos dio buenísimas recomendaciones. Desde que exposiciones asistir, tragos y comida que no podíamos perdernos la oportunidad de probar y consejos de seguridad básicos para chicas, acerca de puntos de la ciudad a evitar y medios de transporte seguros, fueron parte de la conversación entre asientos, que hicieron que las 4 horas de vuelo se fueron volando – literal – hasta nuestra llegada esa misma noche. Súper importante, tomar los consejos de locales que conocen su ciudad y  que sin duda, ¡tienen las mejores recomendaciones!

La primer ciudad a la que llegamos en Colombia fue Bogotá, por lo que ahí comenzó mi festejo internacional. Para recibir mi noche de cumpleaños, mi amiga y yo decidimos visitar un sitio, que mas que un restaurante, un bar o un lugar para rumbear (es decir bailar; apropiándome de una de mis palabras favoritas en folclore colombiano), es una combinación de todo esto + un toque único que no he visto en ningún otro sitio – Andrés Carne de Res – el icónico restaurante, bar, bailadero, rumbeadero, coqueteadero, conversadero, estadero y miradero (de acuerdo a su descripción en internet). El sitio original se encuentra en Chía, a unos 40 minutos desde el centro histórico de Bogotá. Nuestro hostal tenía la opción de contratar un paquete con transporte ida y vuelta, así como bebidas incluidas en el party bus, pero tenía el mismo costo que hacerlo a través de una experiencia Airbnb, por lo que nosotras tomamos la segunda opción por aproximadamente $35 USD (les dejo la info aquí).

De verdad ¡QUE NOCHE! nunca había bailado y reído tanto como esa noche. La host del party bus fue increíblemente amable, enseñándonos todo tipo de expresiones colombianas que debíamos saber – como la tusa hahaha (que significa triste y con el corazón roto) – la comida en el restaurante deliciosa (su menú es súper extenso, pero tienen dos hojas con opciones vegetarianas); mi mojito fue gigante, servido en un bowl de medio litro, la música buenísima, ritmos latinos combinado con reggaeton y otros hits internacionales, lo exótico en la decoración del lugar, la gente feliz de la vida y todas las personas con las que recibí mi cumpleaños, fue espectacular (desde hacer bailar cumbia al único canadiense que iba con nosotros, hasta terminar la noche con un coreano-chileno que nos hizo trucos de magia en medio de la pista de baile). Fuimos los últimos en salir del lugar, a las 3 de la mañana se acabó el show y la música. El staff del lugar me llevó un pastel, me dieron una banda de invitado distinguido y una corona hahaha, me cantaron feliz cumpleaños en mexicano, colombiano y canadiense. Sin lugar a dudas, mi cumpleaños empezó de la mejor manera posible.

Al otro día, desayunamos temprano y nos dirigimos a la siguiente actividad del día: un tour en bicicleta por todo Bogotá. La experiencia la contratamos en nuestro Hostal Selina La Candelaria, por aproximadamente $10 USD. En este tour, por 4 horas recorrimos algunos rincones de la ciudad, paramos a bailar zumba en el parque central, entramos a una finca productora de café y tomamos una deliciosa tasa de – por supuesto – café ♥ (que a mi gusto, fue el mejor café de todo el viaje; Café de la Fonda), conocimos murales urbanos llenos de historia y tintes políticos, nos adentramos al mercado de Palo Quemao y probamos frutas, panes y comida deliciosa – típica de la región – terminando nuestro recorrido conociendo barrios muy importantes de la ciudad. Nota personal – ¡Jamás olvidar utilizar bloqueador antes de cualquier actividad al aire libre!

Por último, el recorrido terminó en el café Jaguar, donde compramos algunas bolsas con café y después de un expreso, nos fuimos directo al aeropuerto, ya que el siguiente destino nos esperaba – CARTAGENA DE INDIAS.

Al llegar a nuestro segundo destino viajero en Colombia, caímos enamoradas de la ciudad; su gente, sus calles, su calidez, su comida, TODO. ¡Cartagena es hermoso! Cansadas, con muy pocas horas dormidas, quemadas por el sol y completamente hambrientas, terminamos mi cumpleaños en el restaurante Sierpe, a unas 3 cuadras de nuestro hotel Casa Pizarro y dentro del barrio de Getsemaní. La comida fue deliciosa, el lugar super bonito, su mesero y su chef muy amables y de nuevo, ¡otro pastel! pero esta vez, hasta las lagrimas de felicidad se me salieron, concluía 24 horas de celebración de cumpleaños sintiéndome completamente feliz.

(Zoom en mis brazos para que vean la quemada de sol que me di al andar en bicicleta, y eso que la foto ya está editada)

Ya les contaré mas de toda la aventura a lo largo de mi bella Colombia. Gracias a las personas que conocimos desde el avión, hostal, party bus, tour por la ciudad, hoteles y restaurantes, que a pesar de ser completos desconocidos, llenaron mi corazón de recuerdos inolvidables; y a mi mejor amiga ♥, por ser cómplice de esta aventura viajera planeada en nuestras mentes por años.

Les dejo mis fotos favoritas. Esperen muchísimas recomendaciones, guía viajera por cada ciudad y la mejor información #alamaasberg para ustedes.

Nota final: como saben, este 2020 ha sido globalmente caótico y de sumo cuidado en temas de salud, toda esta aventura fue vivida antes del desarrollo y propagación del virus al continente americano, y la adopción de todos los protocolos de salud necesarios para asegurar nuestro bienestar. Vendrán tiempos mejores, por el momento, viajemos virtualmente y quedémonos en casa.

Hasta la siguiente aventura a la Maasberg ♥

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *