Consejos

Mis Peores y Mejores experiencias en Airbnb

♥ Hola Aventureros y bienvenidos a este nuevo capítulo a la Maasberg!

Viendo por la ventana pasar los autos y la gente, tomando un café con infusión de romero y visitando por primera vez el Chac Café – hoy les escribo mis aventuras desde aquí, en mi reto por descubrir sitios nuevos e interesantes en Monterrey.

Este post es diferente ya que relataré historias complicadas con malas experiencias – y a su vez momentos divertidos con vistas increíbles – todo esto gracias a los alojamientos explorados desde la plataforma de Airbnb.

Para quienes no lo conocen, es una plataforma digital donde puedes rentar habitaciones, departamentos o casas completas para hospedarte en casi cualquier ciudad del mundo. Lo interesante de esta plataforma es la facilidad con la que puedes navegar en su red, buscar opciones alternativas de alojamiento con interacción directa con los lugareños – en donde además los precios son más competitivos vs los costos de un hotel (en la mayoría de los casos…)

Al final te dejaré mis consejos personales para tomar en cuenta al alquilar este servicio – opción muy útil, práctica y divertida para viajar y conocer el mundo.

Me he hospedado utilizando Airbnb unas 20 veces – habitaciones sencillas para mí sola, viajando acompañada, habitaciones que resultaron hotelitos boutique frente a la playa hasta departamentos completos para un fin de semana; viviendo estas distintas experiencias en México, USA, Italia, Francia y Alemania, por lo que la considero una muy buena opción viajera.

Estas historias son experiencias buenas y malas que valen la pena compartir…


Mala Experiencia #1: CRAZY EXBOYFRIEND – Miami, USA

Situándonos en la línea temporal, esto sucedió en septiembre del 2015.

Durante mi estancia de intercambio por este país vecino, mi novio y yo planeamos un viaje para que él pudiera visitarme y pasar unos días juntos en Miami, Florida. Como referencia, unos meses atrás me visitó unos días por igual y utilizamos Airbnb, por lo que decidimos sería una buena idea ya que la pasamos muy bien en el hospedaje anterior.

Realicé la reservación desde la App de mi celular y unos días después por la noche llegamos al departamento. La dueña del departamento nos dejó indicaciones con su nombre para poder pasar y, al entrar al fraccionamiento privado, el guardia nos dio la bienvenida y no nos preguntó nada al respecto de que nosotros no eramos residentes del lugar, así que entramos y listo.

Al subir al edificio – justo como la dueña me lo indicó – abrimos la puerta con la llave que había dejado para mí debajo de la maceta en la entrada. Nos instalamos en nuestro cuarto – el que además tenía una salida independiente al patio trasera hacia un pintorezco jardín  y una alberca que inocentemente pensamos utilizaríamos al día siguiente.

Salimos a cenar y regresamos – todo normal, el gato nos dio la bienvenida al departamento y la dueña seguía sin estar presente, pero sin problema! somos personas decentes y respetamos las reglas acerca de los espacios compartidos en su departamento. Todo la parte mala comenzó alrededor de las 2 am!!! Con pijamas y listos para dormir, de repente PUM PUM PUM escuchamos golpes horribles en la puerta de la entrada – era un wey super pedo (que significa borracho en jerga mexicana) gritando el nombre de la chica (AKA la dueña del depa). Siguió golpeando la puerta alrededor de 5 minutos y gritando para que alguien dentro abriera la puerta. Contacté al celular de la dueña y obvio me mandó a buzón directo (ya que estaba en un festival de música – según me dijo al día siguiente). Pensamos que el tipo derribaría la puerta, así que mi novio salió a ver que pasaba y yo me quedé encerradita en el cuarto con llave.

Al abrir la puerta del departamento, el tipo empezó a gritar pidiendo ver a la dueña de la casa – resultó ser el psicópata de su ex-novio. Mi novio no le creyó y de inmediato el tipo sacó su celular y le mostró las fotos de la dueña DESNUDA para que creyera su historia – alegando conocer a la chica. Entre su borrachera, el spanglish al que llegaron el tipo y mi novio y la hora, el wey quitó a mi novio de la puerta y se encerró en otra de las habitaciones, la cual asumimos era la alcoba de la dueña.

Mi novio regresó a la habitación y me contó todo – super sacados de onda no sabíamos que hacer! ya eran las 2:30 de la mañana, mi casa estaba como a 1 hora en auto de Miami y al día siguiente teníamos lleno de actividades que queríamos hacer desde temprano…

Opción a) hablarle a la policía: lo pensé pero que complicado sería explicar la situación – estábamos en el departamento rentado de alguien a través de una App, la dueña no estaba, una chica foránea viviendo de intercambio y su novio visitando como turista unos días – no one mess around with the american government!

Opción b) pedirle al universo nos protegiera una noche y salirnos temprano al día siguiente…

No tuvimos otra alternativa más que quedarnos y encerrarnos con llave – si algo pasaba sabíamos que teníamos la puerta independiente para salir al patio trasero. Súper temprano empacamos todo y nos fuimos. Nunca conocí a la dueña del sitio y los mensajes de texto amenazantes que le mandé fueron respondidos con un simple: “oh sorry – it’s my ex“. WTF! Me pasé de buena onda al no dejar un mal comentario público en el perfil, pero era inocente e inexperta en esto de los viajes.

En fin – sobrevivimos a la peor experiencia Airbnb que tos tocado hasta la fecha…

No tengo fotos de este sitio, sólo una foto del increíble viaje de esa ocasión:

Mala experiencia # 2: CREEPY PLACES

Aquí resumiré dos experiencias, la primera fue en Regensburg, Alemania – Agosto 2016.

Durante mi viaje por Europa, visité a una amiga que había conocido en Florida y recorrimos juntas algunos pueblitos muy pintorezcos del sur de Alemania. En Regensburg convencí a mi amiga de que utilizáramos Airbnb ya que era más barato y super fácil – a pesar de ya haber experimentado una mala aventura el año anterior. Google Maps nos indicaba haber llegado al sitio, pero no parecía una casa – era un sitio como de locales comerciales (así como esos donde varios doctores o dentistas tienen consultorios privados). En fin, tocamos el timbre, esperábamos ser recibidas por la señora mayor que aparecía en la foto del usuario que me había rentado el sitio pero quien abrió la puerta fue un hombre (normal – alguien quien no parecía un asesino, just you know, a dude). Lo creepy aquí era el baño! oh Dios para bañarme o simplemente ir al sanitario, tenía que bajar 2 pisos con pasillos super largos que por supuesto me asustaba mucho al ir por las noches aquí hahahaha.

Salí con mi amiga para conocer el pueblito, vivimos una inesperada feria alemana con todo y el inicio de algo muy parecido a October Fest y la pasamos de lujo – muy divertidas. De regreso no encontrábamos el camino de vuelta y tomamos por error una vuelta distinta a través de una calle oscura y con pendiente tipo colina – mi mente no dejaba de pensar las 1000 maneras en las que algo podía resultar mal, pero tenía que ser fuerte y demostrarle a mi amiga que todo estaba bien. Llegamos y listo – vivimos para contarlo.

De nuevo no conocí a la dueña de este sitio y lo único malo fue la falta de descripción del lugar, donde solo vimos las fotos de la habitación y no se mostró el resto del inmueble – que para nada resultó ser un dulce hogar en donde se alquilaba una habitación para viajeros.

Foto de mi experiencia por Regensburg, Alemania…

CREEPY PLACES parte 2 – siguiente aventura en mi viaje por Europa – se trató de Italia. Al llegar a Florencia, mi mejor amigo de la universidad se unió al viaje – ya que él se encontraba en España viviendo su intercambio del máster en ciencias. Llegamos al pequeño departamento que rentamos y nos abrió alguien distinto al dueño, una señora que no hablaba nada de inglés y mucho menos español, solo italiano. Como pudo nos dio las llaves y nos explicó cual abría la puerta principal y cual abría la habitación. Al subir por las escaleras noté muchas velas y aparatitos que conectas al enchufe para perfumar el lugar. Dije mmm ok aquí aparentemente está muy limpio. Cuando entramos a la habitación detecté un olor super raro, en mi mente olía como a vinagre combinado con ajo (hahaha, en estos momentos me río al recordarlo). Al principio dije no pasa nada, estamos muy cerca del centro y podemos llegar caminando a todos los puntos principales de Florencia, pero por la noche oh Dios! no podía dormir del horrible olor del cuarto con pisos de madera – que según yo era de donde provenía el horrible olor. Tanta fue mi desesperación que metí todas las velas del departamento y los aparatitos para aromatizar en el cuarto hahahahaha. Sobreviví ahí 2 noches. La otra parte chistosa/incómoda del departamento fue el baño, en donde la regadera estaba arriba del asiento (escusado, tasa, inodoro – como lo quieran llamar) y cada vez que me bañaba y utilizaba la regadera, el sitio quedaba hecho un desastre! Nada malo sucedió aquí, solo el lugar super raro y ese horrible aroma que jamás olvidaré.

Foto de mi aventura por Florencia 🙂 …

 


Así como les platico estas malas experiencias, el número de buenas experiencias supera por mucho las malas:

1) Mi primer experiencia en Airbnb fue en Miami Beach, a 3 cuadras de la playa y el sitio estaba hermoso – su host (el dueño del lugar) súper amable nos dio muchas recomendaciones de donde ir, que ver, a donde ir a comer y resolvió todas las dudas que tuvimos mi amiga y yo. Fue una increíble primer experiencia en Airbnb.

2) De nuevo Miami, nos hospedamos mi novio y yo (la primera vez que fue a visitarme) en un departamento arriba de un café hipster y super cool con jazz en vivo y una vibra medio hippie super cool – aún recuerdo el nombre del sitio: Lagniappe House.

3) Una habitación que resultó ser parte de un hotel boutique en Sayulita, estado de Nayarit en mi México querido! la cosa más bonita y una vista al mar roba alientos de esas que jamás olvidas de lo bellas que son.

4) En Francia, 2 amigos y yo nos hospedamos cerca de la plaza de la revolución en un barrio super bonito frente a unos cafecitos franceses y el cuarto muy bonito decorado.

5) En NYC nos hospedamos en Brooklyn – un poco lejos del ajetreo de la gran manzana pero muy bonito departamento típico de las películas. Nos gustó tanto la decoración que encontramos en la tienda de la Biblioteca Pública el mismo póster de nuestro cuarto y lo compramos para llevarlo a casa.

6) Un departamento en Santiago, Nuevo León a unos 30 minutos de Monterrey, con alberca privada y vista a la presa como nunca la habías contemplado antes – del que les hice un post en específico ya que fue demasiado bonito ♥ (Weekend Getaway en Monterrey)

En fin, como cada experiencia tiene su lado bueno y malo, es importante visualizar la actividad por completo y sólo seleccionar muy bien el alojamiento en el que te quedarás.

Aquí van los consejos a la Maasberg a la hora de escoger tu Airbnb:

  1. Selecciona el área de la ciudad en la que te quieres hospedar, de preferencia que quede cerca de muchos puntos de interés a los que puedas llegar en pocos minutos o incluso a pie. Reducirán los tiempos de traslados y te ahorras dinero del transporte.
  2. Utiliza filtros para seleccionar todo: el intervalo de costo, servicios brindados y el tipo de alojamiento que deseas.
  3. Lee muy bien las reglas de cada host y fíjate en las condiciones de cancelación. Airbnb es administrado mundialmente por lo que puedes reclamar y se activará un folio de seguimiento a tu caso si algunas de las condiciones no se están cumpliendo en base a la información prometida.
  4. Revisa todas las fotos, en especial las de la habitación. Busca que el decorado sea de tu agrado así como el del resto del departamento o casa.
  5. Lee al menos 20 comentarios de viajeros anteriores a tí. Esto te dará una idea del servicio que brindan y de si es un alojamiento que constantemente es rentado.
  6. Si el host no tiene activada la reservación en automático, revisa tu correo electrónico hasta recibir la confirmación o escribe de nuevo al host para acordar el trato. Sin la confirmación, tu reservación no estará terminada y no podrás hospedarte.
  7. Toma fotos de tu habitación al momento del check in, para tener pruebas si después te es cobrado algún objeto en desperfecto y conocer exactamente cómo se veía al momento de hospedarte.
  8. Si necesitas acordar distintas horas de check in y check out, habla con el host – quien muy probablemente te dejará guardar las maletas en la sala o algún espacio de la casa para que puedas pasear un rato más sin cargarlas por toda la ciudad.
  9. La comunicación siempre es muy importante, cualquier duda que tengas no dudes en mandar un mensaje a tu host, siempre buscarán ayudarte a resolver tu duda.

Airbnb se basa en esta experiencia de alojarte con una persona local que puede ayudarte con un montón de consejos y el tener esta experiencia más personal con la ciudad que visitas.

Si te animas a utilizar esta plataforma digital de hospedaje verás que siguiendo estos pasos tus experiencias y aventuras serán geniales.

Te dejo un código de descuento en el primer comentario para que aproveches y tu primer hospedaje te salga un poco más barato.

Muchas gracias por leer este post  y si has vivido alguna experiencia divertida al hospedarte en hotel, hostal o en otro Airbnb déjalo en los comentarios.

Se vienen muchas sorpresas, sígueme en mis redes sociales y descúbrelo muy pronto – @alamaasberg

Hasta la siguiente aventura…

 

6 Comentarios

Responder a Dannie Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *